CLUB PEDESTRE LA PLATA, EN EL RECUERDO

 

Historia de una institución inolvidable del atletismo platense.

 Por Luis Antonio Morillas

 

El 26 de octubre de 1920 en la Plaza Alsina, diagonal 74 y 38, sector Este, un grupo de jóvenes entusiastas fundó el Club Pedestre La Plata, que lució una camiseta violeta. Fue su primer presidente Mister George Horton, un alto funcionario inglés del Ferro Carril del Sud (luego, Roca), a quien sucedieron en el cargo David Maxwell, Ignacio Fernández y finalmente, hasta su disolución, Luis R. Petetin, Juez Internacional  Sudamericano Permanente 12 a 1950.

 

Desaparecido el Club, ese grupo humano fundó la Peña del Club Pedestre La Plata, que presidió hasta el final, en la década de los sesentas, María Elena Verdaguer de Escobar.

Los actos y reuniones se desarrollaban en la sede del Club Estudiantes de La Plata, en cuyo estadio se entrenaban sus atletas, y los trofeos del Pedestre La Plata fueron dejados en custodia, y siguen estándolo hasta hoy, en el Club Ateneo Popular, sito en 39 entre 115 y 116, barrio Hipódromo.

 

Fue en esa Plaza Alsina, diagonal 74 y las vías del ferrocarril, donde el 26 de octubre de 1962 el doctor Rodolfo Etcheverry Serrat, a las 19, pronunció un discurso memorable, en el 42º aniversario de la institución y se colocó una placa de bronce, que aún perdura, en un árbol, mirando a 38, que reza: “aquí nació el Club Pedestre La Plata, que fue gloria del atletismo nacional y orgullo de la ciudad”.

 

Hitos de la época

 

Etcheverry Serrat, en aquella evocación de hace 44 años, decía, entre otras cosas: “allí, frente a nosotros, está la vieja casona de los Escobar, apellido que no se podrá borrar ni olvidar cuando se hable del atletismo platense”.

 

“Los Escobar carecían de bienes de fortuna, pero eran ricos, millonarios en generosidad. Nunca nos faltó una taza de té, una silla en su mesa…”

 

 

“Allí nos hermanamos con Agüero Bisquey, aquel Negro pleno de bondad y picardía inocente, que si no fue un atleta en las pistas fue un as del compañerismo y la amistad. Su desaparición, cuando recién comenzábamos, todavía nos acompaña”.

 

“Después, la formación definitiva del Club. Aparece mister George Horton, “Bigotes de Alambre”. Él nos enseñó los primeros pasos de nuestro quehacer deportivo; la salida en las pruebas de velocidad, hincados desde tierra; a no perder terreno en las carreras con codo; a exagerar el braceo propio del estilo británico para no ceder posiciones al contrario…”

 

Desfilaron por su memoria Francisco D’Angelo, Francisco Vecchiarelli, Carlos Ballbe, Horacio Blake, Juan Morosi (el gran tesorero del club), Aquiles Bianchi, Justo Alberto Escobar (Moreno Escobar), Francisco Bava, Gustavon (que ya veterano, unió Plaza Italia con Plaza de Mayo, ida y vuelta, en un solo día –60 kilómetros–); el “cabo” Raúl Amat, Víctor Ballaratti, Jorge Cayla, Clemente Figueroa y Ernesto Cayo, “que nunca se fue del club”, Juez Internacional Sudamericano Permanente 16 a 1950.

 

Campeonato Latinoamericano

 

En septiembre de 1922 se realizó en el Club Fluminense, de Río de Janeiro, el Campeonato Latinoamericano, en conmemoración del Centenario de la Independencia de Brasil, en el que también participaron Félix Escobar, que obtuvo la medalla de bronce en 400 metros, y Rodolfo Etcheverry Serrat, que se la adjudicó en 800 metros, los dos sin tiempo.

 

Era reglamentario, por entonces, cronometrar al primero solamente. De esta manera se perdió valiosas actuaciones para los rankings de época.

Aquel encuentro fue lamentable para la Confederación Sudamericana.

Chile se retiró del torneo. Las marcas hechas no fueron reconocidas. Muchas pruebas no fueron controladas por los cronometristas y Brasil se desafilió; volvió a competir mucho después, en el sudamericano de Buenos Aires de 1931, en la histórica pista de carbonilla del Club de Gimnasia y Esgrima, en Palermo.

 

 

Historial

 

En el historial del Club Pedestre La Plata hay páginas inolvidables. Veamos, a través de los récords, lo que hicieron sus principales figuras.

 

Félix Escobar

 

Fue olímpico en París, 1924, corriendo en 100, 200, 400 metros y la posta de 4 por 100 (Rivas, Escobar, Dietsch, Enrico).

 

En el Campeonato Sudamericano de San Isidro, 1924. En 200 metros, primero en la tercera serie (24s4/10) y primero en la final (campeón), con 22s1/10.

En 400 metros, segundo en la segunda serie, sin tiempo, y primero en la final (campeón), con 48s4/10, récord argentino.

En posta 4 por 100 metros (Francisco Dova, Eduardo Casasnovas, Félix Escobar, Federico Brewster), 3m23s4/10, campeón.

 

Víctor Ballaratti

 

El velocista del Club Pedestre igualó el 20 de noviembre de 1921 en La Plata el récord argentino de los 100 metros, con 11 segundos.

Para considerar la categoría del logro vale recordar que la marca anterior era de Abelardo Piovano (Club Universitario de Buenos Aires), del 4 de septiembre y el 5 de noviembre anteriores en Buenos Aires.

Luego también lo igualó Camilo Rivas el 1 de diciembre de 1923 en La Plata y apenas el 19 de abril de 1924 los superó Miguel A. Enrico, con 10s9/10 en el campeonato sudamericano de San Isidro.

 

Postas para el recuerdo

 

El Club Pedestre La Plata dejó, para las estadísticas, tres récords nacionales en el historial de la posta de 4 por 400 metros.

 

3m35s8/10                        27-3-1922                Rosario

Alberto Ballaratti, Miguel Angel González,

Rodolfo Etcheverry Serrat, Félix Escobar.

 

3m35s6/10                        2-12-1923                 La Plata

Alberto Ballaratti, Rodolfo Etcheverry Serrat,

Bernardo Cirizia, Félix Escobar.

 

3m34s                               16-12-1923                Buenos Aires

Alberto Ballaratti, Rodolfo Etcheverry Serrat,

Bernardo Cirizia, Félix Escobar.

Este primado perduró hasta el 19 de abril de 1924, cuando lo superó el Equipo Nacional en el sudamericano de San Isidro con 3m23s4/10, y Félix Escobar corrió como último relevo.

 

El autor

 

Es periodista e historiador del atletismo argentino. 

 

Fuentes consultadas: discurso del doctor Rodolfo Etcheverry Serrat; archivo particular; Club Ateneo Popular; Luis Gálvez Chipoco (Perú), Historia del Atletismo Sudamericano, Editorial imprenta Amarú, S.A., Lima, Perú, 1983.

 

La Plata, enero de 2006.